Categorie
Generale

Un grave escape de agua en la carretera de Vallvidrera dura desde hace 40 días

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080110/53426379929.html

La construcción de una pasarela para ciclistas y paseantes sobre la carretera de Vallvidrera y una importante fuga de agua en el mismo punto ha puesto de relieve las carencias urbanas de medio centenar de vecinos que, pese a vivir en un barrio donde el metro cuadrado alcanza los 10.000 euros, viven en calles sin asfaltar, sin alcantarillado, sin iluminación, sin correo y sin otros servicios básicos, incluidos bomberos y ambulancias, propios de cualquier barrio de Barcelona. Los vecinos aseguran que la fuga de agua se inició hace 40 días y que, en los peores momentos, se llegaron a perder 600 metros cúbicos diarios.
La avería, sin causa conocida, se solucionó, según un portavoz de Aguas de Barcelona, el martes a medianoche, aunque, inmediatamente, se produjo otra justo al lado de la cañería reparada. Esta segunda avería está previsto que quede reparada hoy mismo.

Aguas de Barcelona asegura que un vecino, llamado Francesc, avisó de la avería el 23 de diciembre y que, en ningún caso, se han perdido 600 metros cúbicos diarios. “Tenga usted en cuenta – explicó el portavoz de la compañía- que un pueblo de 5.000 habitantes consume unos 300 metros cúbicos al día. Es del todo imposible que esta avería haya provocado una pérdida tan elevada de agua”. La compañía admite que ha tardado tanto en reparar la rotura de la cañería porque pensó que el agua que manaba de la ladera de la montaña procedía de una mina. Los vecinos insistieron en que la ausencia prolongada de lluvias había secado las fuentes de la zona. “La compañía tardó muchos días en darnos la razón”, asegura Pegerto Rodríguez, de la asociación de vecinos de Peu del Funicular.

La dificultad del terreno, unida a las fiestas navideñas – “nuestra plantilla estaba recortada y se atendieron antes otras urgencias”, asegura la compañía- mantuvieron la vía de agua abierta durante, al menos, 17 días.

El agua, que ayer seguía manando de la montaña, acaba en una riera, la misma a la que, por falta de alcantarillas, los vecinos abocan las aguas fecales. El Ayuntamiento, según ellos denuncian, ha renunciado a construir el alcantarillado. “Pagamos nuestros impuestos y nos tienen tirados alegando que no tienen dinero para esta obra”, afirma Anne Casuto.

Se da la circunstancia de que sobre estas viviendas el Ayuntamiento de Barcelona ha invertido un millón de euros en la construcción de una pasarela para ciclistas y paseantes que unirá la carretera de las Aigües sobre la de Vallvidrera.

Lascia un commento